La foto ganadora del World Press Photo 2013 –el evento más prestigioso del fotoperiodismo– sería falsa.  Paul Hansen editó la fotografía superponiendo hasta tres instantáneas en una sola para impresionar a los jueces y llevarse el premio. Así lo informan varios sitios como ExtremeTech o Spiegel Online.

" />