La Guardia Civil española se incautó en el aeropuerto de Barcelona-El Prat de 6,6 kilos de cocaína ocultos en unas patatas y otros alimentos que llevaba un pasajero en su equipaje.

" />