El Gobierno de Estados Unidos obtuvo los historiales de llamadas desde las oficinas de la agencia Associated Press, en lo que puede considerarse una interferencia de la Administración Obama con la libertad de prensa.

" />