El ente rector del fútbol europeo propuso, castigar con diez partidos a los jugadores que incidan en comportamientos racistas.

" />