Novak Djokovic, un huracán con raqueta, se llevó todo por delante para destruir la resistencia del tenista que muchos creían invencible en el Principado. Ocho años después, Nadal claudicó. Ante el número uno del mundo (6-2, 7-6).

" />