El Real Madrid necesita al menos tres goles, pero también debe mantener intacta su portería si quiere conseguir el gran pase a la final de la Liga de Campeones en Wembley, Inglaterra. Por el contrario los alemanes llegan a la capital española con una ventaja de 4-1 y un poco más confiados.

" />