Puede que dentro de la serie Glee sus protagonistas interpreten a chicos buenos de escuela secundaria, pero en la vida real estos actores son unos verdaderos adultos y como sucede con las demás celebridades, no han podido escapar de los escándalos y polémicas.

" />