La crisis viene golpeando duro el bolsillo a lo largo del mundo y también es el caso de Italia, donde su gente, negada a dejar de lado su estatus están haciendo algunos ajustes que le permitan seguir disfrutando, especialmente uno de placeres predilectos y es el comer.

" />