Su sola presencia dentro o fuera del diamante intimida. Quien ve a Miguel Cabrera conectar pelotas con toda su fuerza desde el cajón de los bateadores no puede pensar en otra cosa que no sea poder, miedo e intimidación. Tampoco aquel que se le pare al frente.

" />