"Dios me pidió dedicarme a la oración y a la meditación", aseguró este domingo el papa Benedicto XVI ante miles de personas congregadas en la plaza de San Pedro para su último ángelus como pontífice, pero precisó que no "abandonará" a la Iglesia.

" />