Un nuevo “juego” está de moda entre los adolescentes amantes de la adrenalina, y aunque quizás no ponga en riesgo sus vidas, los médicos advierten que sí los expone a lesiones graves y permanentes.

" />