Su único delito era amar a su dueño. Conozca la historia de este perro que vivía detrás de los barrotes de Uribana.

" />