Si alguien se imagina que se trata de otro aburrido manual de coaching empresarial, se desengañará enseguida. Hoover aconseja no leer este libro en la oficina, justamente, porque las carcajadas atraerán la atención de nuestro jefe.

" />