Científicos de la Universidad Strathclyde de Glasgow en Escocia (Reino Unido) han desarrollado un dispositivo para ir recogiendo la sangre que se va derramando durante las intervenciones quirúrgicas y poderla aprovechar en la misma intervención.

" />